martes, 22 de septiembre de 2015

Veni, vidi, ludi: LES 2015

Por primera vez he tenido la oportunidad de visitar las Ludo Ergo Sum, las jornadas lúdicas de juegos de rol, mesa y wargames que se celebran en Alcorcón (Madrid). 

Nada más llegar a Madrid, tras seis horas de tren y una de barco desde Ceuta, mis queridos anfitriones +Fada Joe y +Will of Steel me recibieron a mesa puesta, o mejor dicho, mesa de rol puesta, ya que fue llegar, soltar la maleta y sentarme a jugar a Pathfinder. Tal cual. Interpreté a un humano ex PNJ. Tuvimos que acabar con unos bandidos. 

Mapa de la partida de Pathfinder

 Tras calentar motores el jueves, el viernes visitamos por fin el pabellón. Por ser Madrid me esperaba mucha más gente, francamente. He estado en otras jornadas, como las Hispania Wargames, en Alhaurín (Málaga), con dos pabellones llenos, uno dedicado exclusivamente a torneos y 30 mesas (contadas) sólo de X-Wing, por un poner. Aún así había mucha gente en Alcorcón y se respiraba un ambiente estupendo (y una carpa anexa dedicada también a los torneos).

Mención especial al mercadillo de segunda mano, en donde además de encontrar auténticas joyas el 10% del precio de los artículos iba destinado a asociaciones benéficas, por lo que genial.

Un vistazo al pabellón en las LES. 

A la noche, y de nuevo en el 'piso franco', volvimos a un clásico del mazmorreo, una partida de Warhammer Quest. Reglamento muy simple, muy old school. Yo llevaba un elfo explorador y había que despertar a un héroe para combatir el mal. Lo logramos!

Combate a muerte contra el 'final boss'

El sábado por la mañana volvimos a jugar a mazmorreo, en esta ocasión, para mí, un descubrimiento, Dungeon Crawl Classic, con Gabriel a los mandos, uno de los encargados de traducir el juego al castellano, que como sabéis corre a cargo de Other Selves.
Jugamos desde el nivel 0, cada jugador llevando varios personajes no preparados para la aventuras pero que se convertirán, si hay suerte, en futuros héroes. Yo en particular llevaba a un enano minero, un enano recolector de setas, un curandero y un monaguillo. Otros llevaban hasta ovejas y burros. 

Me he enamorado de este sistema y ya tengo la beta traducida por +jose masaga y cuento los días para hacerme con el juego en castellano. 
Jugamos cinco y claro, había una aglomeración de personajes sobre la mesa impresionante. ¡Todo el pueblo! Me lo pasé bomba. 

Todo el pueblo a la búsqueda del calderero

El sábado por la tarde tocó cambio de registro, ciencia ficción, en concreto Exo, de +Sombra Interpreté al sargento de un grupo de asalto cuyo final fue un desastre, una pifia inoportuna de nuestro 'experto' en demoliciones que, como os podéis imaginar le puso el broche explosivo al asunto. 
El sistema sombra no es que me entusiasmara, pero tengo que decir que soy muy vago para ellos y que los prefiero más sencillos, lo que no quiere decir que este no lo fuera. 
Lo importante es que la partida fue divertida, con mención especial al master y su interpretación en los disparos de torretas y droides, "RA-TA-TA-TA-TA-TA-TA". Sublime. 

Hoja de personaje y mapa táctico de EXO
El domingo no llegamos a tiempo para hacer cola. Nos lo tomamos con calma. Aprovechamos para jugar a un prototipo de nuestro amigo +Juan Lonsan , un juego de mesa, XITIS, que estoy seguro de que será un éxito. Un deck building algo escatológico pero igualmente divertido :D

Sí, son cacas xD

El domingo, fuera de programa, jugamos a Dungeon World de la mano del maestro +Fada Joe Si con DCC flipé, con DW me enamoré, porque es muy narrativo, como a mí me gusta, dando mucho poder de decisión y de construcción a los jugadores.
Tuvimos que escapar de una mina y enfrentarnos a un poderoso liche. Me lo pasé, otra vez, pipa. Este juego pasará a ser uno de mis referentes. 
Interpreté a un mediano ladrón con fines nada nobles.

Dungeon World, mi gran descubrimiento en las LES

Y ya para cerrar el fin de semana, jugamos a Relatos de los Hobbits, juego de mesa editado en España por Devir, del maestro Nepitello, autor del juego de rol El Anillo Único y el de tablero La Guerra del Anillo, entre muchos otros. Lo pasamos bien, roleando y riendo. Un excelente broche.
Un juego de mesa para acabar

En resumen. Un gran fin de semana de rol y, sobre todo, buena compañía. Quizás como jornadas en sí me quedo más con el gigante Tierra de Nadie, sobre todo por variedad de juegos de rol, aunque no hay duda de que las LES es visita obligada para todos los que gustamos de los juegos de rol, e insisto, con el punto a su favor de su fondo solidario, que a mi juicio es su punto fuerte. 

Nada más, espero que os resulte útil este post y gracias por la compañía.

PD: Durante estos días usé nombres de medicamentos para los PJ. Es una gran herramienta para crear nombres cuando hay tantas partidas por delante. Así que pude interpretar al elfo Flatoril, el enano minero Almax, el curandero Ebastino, el sargento Dogupal o el mediano Fukka. 
Un gran recurso :P