sábado, 14 de abril de 2018

La Marca del Este

La primera vez que oí hablar de Aventuras de la Marca del Este fue por 2012 cuando las terribles inundaciones de Lorca. Mi amigo Juanmi me habló de ello. Yo estaba algo fuera del rol por entonces. Me había empezado a centrar en los juegos de mesa, sobre todo por falta de jugadores y master con los que jugar.

El caso es que para ayudar me compré el PDF solidario por 10 euros para recaudar fondos tras los destrozos que se habían producido en el almacén del alma mater, Pedro Gil. Lo hice más por colaborar, ya que poco conocía del juego.

Sin embargo, Juanmi me dirigió algunas partidas de La Marca y al final empecé a leer con interés el PDF, intrigado y curioso a la vez por tener en mis manos un retoclón de Dungeons and Dragons.

Mi colega Jmi, dirigiéndome la Marca del Este
Ya había probado la edición 3.5, pero por una parte me sentí como aquellos que empezaron a jugar mucho antes con la Caja Roja de D&D, allá por los años 90, aunque en esta ocasión yo volvía a empezar con otra caja roja, la de la Marca del Este, disfrutando como un niño acabando con orcos y encontrando tesoro.

Fue también este juego el que puse sobre la mesa en mis primeras jornadas roleras, en Salobreña, las 'Salambina', por lo que para mí ha supuesto un 'inicio' en muchos y felices sentidos.

Ahora miro a mi estantería y veo todo lo que se ha publicado hasta ahora de La Marca y me siento feliz de que gente cercana y paisana haya sido capaz de producir esta cantidad monumental de material de calidad, a un precio para todos los públicos y con la colaboración de roleros de todo el país.

Un habitual en mi mesa como master.
Es por eso por lo que siento emoción al viajar la semana que viene a Murcia para participar en las jornadas Ludus Myrtea, la tierra de la gente de la Marca del Este, y por supuesto no me pude resistir a volver a poner sobre la mesa sus aventuras y la de iniciación: La Torre en el Pantano

Si algunos tienen como referencia a D&D, La Llamada de Cthulhu, Rolemaster, etc..., yo creo que puedo decir sin temor a equivocarme que si tengo que elegir entre tanto ilustre para mi referente ese es, sin dudas, Aventuras en la Marca del Este.

Gracias pues, a sus autores por haberme devuelto al mundo del rol y hacer que vuelva a disfrutar como un niño pequeño con su juguete favorito.

Love&rol